TALLERES AFECTIVO SEXUALES

 PROGRAMA AFECTIVO-SEXUAL. Mujeres y hombres en relación. AMALTEA.

En el aula de 6º, hemos tenido 5 sesiones de educación afectivo-sexual con Amaltea. A la vez, hemos trabajado en Ciencias Naturales el tema de la reproducción. Os adjuntamos la reflexión de la profesora, de dos madres y de algunos alumnos y alumnas.

 

La profesora dice:

Soy madre, maestra y ciudadana. Desde cualquiera de estas posiciones, puedo explicar el porqué de la necesidad imperiosa de trabajar la educación afectivo-sexual.

Como madre, asisto horrorizada para empezar, a las estadísticas que nos muestran el número tan elevado de embarazos no deseados en adolescentes.  Me aterra pensar que mi hija pueda pasar por ese trance y me aterra pensar, que mi hijo, de forma muy irresponsable e inconsciente provoque el que una chica tenga que pasarlo. El número de enfermos de SIDA aumenta, las enfermedades de transmisión sexual también, el virus del papiloma campa a sus anchas… Los medios de comunicación dicen que todo se puede y lo muestran. Y las familias estamos en la inopia. Para cuando vamos a contarles algo, ya se lo han dicho y nadie, absolutamente nadie, les ha hablado desde el respeto hacia su persona, hacia su cuerpo, hacia el otro, la otra. Nadie les ha hablado del dar y del recibir, de que establecer una relación con otra persona implica en algún momento mirarla y saber que es un ser humano, de que la vida afectivo-sexual es una fuente de riqueza, satisfacción, amor. Llegamos a un “ten cuidado” y poco más. Y cruzamos los dedos para que estos terribles años de adolescencia y juventud pasen cuanto antes sin incidentes. Pensamos consciente o inconscientemente: “a mí, no me va a tocar”. Todo se traduce a miedos, y no a gozos. Toda esta carga negativa, que es lo que oigo, veo y percibo, quedaría equilibrada si hiciéramos una buena educación afectivo-sexual.

Como maestra, compruebo que en los libros de texto el aparato reproductor femenino está incompleto. Faltan de forma habitual el clítoris y los labios mayores y menores. Falta también un dibujo claro que muestre la vulva con sus orificios y partes. ¿Razón? La ignoro. Pero no imagino un dibujo del esqueleto en 6º sin el metacarpo.

Como ciudadana, observo la hipersexualización de la publicidad: hasta para un caramelo lo sexual está presente. Observo aterrada los casos de violencia hacia las mujeres y la trata de mujeres, niños y niñas con fines sexuales. Observo los micromachismos que impregnan nuestra vida diaria y constato las diferencias salariales y de responsabilidad entre hombres y mujeres. Tengo 50 años y no veo un gran avance en las relaciones entre chicos y chicas comparándolas con las que tuve yo a su edad. Casi veo un retroceso. Mi hijo escucha: “vete, aquí solo chicas” y tienen 10 años. ¿En qué momento les hemos dicho socialmente que un espacio es “solo” de chicas o “solo” de chicos?

Como madre, maestra y ciudadana me empeño en que se sepa cómo cruzar un semáforo, cómo pedir las cosas por favor y dar las gracias y, desde hace muchos años en que la educación afectivo-sexual se haga presente. Por la salud mental, por la salud afectiva, por la salud emocional.

Mabel, tutora de 6º.

 

Las madres dicen:

Mi enhorabuena y agradecimiento a Mabel, tutora de 6º, y al equipo directivo del Basilio Paraíso por haber incluido en horario escolar las charlas sobre educación afectivo-sexual impartidas por Amaltea. Se trata de un área fundamental para el conocimiento y la afirmación personal. Sería ideal que se sentaran las bases de educación afectivo-sexual desde la más tierna infancia en el centro escolar (más allá de lo que cada familia aporte de acuerdo a sus valores y creencias), fundamentales para erradicar tópicos, leyendas urbanas y todo tipo de distorsión que genera la desinformación o la intoxicación informacional a la que estamos expuestos. Ya toca ponerse en serio con una educación sistemática que afronte las relaciones con los demás de forma sana, natural, justa y responsable, que fomente la inclusión y elimine vergüenzas sociales como la violencia de género. No es tarea fácil y requiere de una formación experta, conocer y aplicar contenidos según franjas de edad, adaptarse a las características del alumnado, expresarse con naturalidad, generar complicidad, etc. No dudo de que el profesorado hará un esfuerzo para formarse de manera apropiada con los especialistas para tomar el relevo. Saludos!

Cruz, una mamá.

 

¿Cuándo tienen la edad adecuada niños y niñas para  recibir educación afectiva y sexual? nos preguntamos a menudo las familias y educadores/as. Y nos vamos aclarando cuando comprendemos que como seres sexuados que somos desde que nacemos (y antes) debemos educar también esta área de la persona desde ese momento. Porque como Alma Gimeno, sexóloga del equipo Amaltea, nos transmite a las familias y sobre todo a los chicos y chicas de con las que trabaja, el sexo no es lo que se hace ES LO QUE SE ES.

Somos chicos y chicas, mujeres y hombres todo el tiempo.  Conocer nuestro cuerpo, nuestras emociones, nuestros afectos… se convierte en una herramienta para conectar todas esas partes de uno mismo/una misma y con ello, vincularnos a las demás personas con relaciones basadas en el respeto y la igualdad.

Claro, a las chicas y chicos de 10 a 12 años, les interesa lo anecdótico, lo que se sale de lo normal. Repiten palabras que tienen que ver con una sexualidad adulta y muchas veces no conocen su significado. Y descubren que lo que les ocurre a ellas  y ellos con los cambios en sus cuerpos, también en sus intereses,  en sus pensamientos… es lo normal y que aceptarse y quererse es la base de su desarrollo sexual. Mucho más importante que los fuegos artificiales que muestran en las pelis.

También las madres, los padres, los adultos significativos somos seres sexuados y además nos queremos y nos deseamos (como les pasará más adelante a ellos y ellas, más cerca de la adolescencia). Con Alma trabajamos sobre el arraigo de los estereotipos que condicionan que cada cual exprese libremente su sexualidad (o sea su propia manera de ser chica o chico). Chicos y chicas (y también adultos)  se mueven entre la necesidad de seguir asociando sexualidad a belleza, juventud…y romper esos estereotipos para poder mostrarse con más libertad.

Es muy importante que las familias estemos disponibles para nuestr@s hij@s en este tema. En sintonía con nuestros valores, que pueden ser diferentes para cada familia, tenemos que proporcionar información, estar atentas a sus demandas, tener el canal de comunicación abierto. Debemos ser una fuente de apoyo y orientación para lo que, en ocasiones, también necesitaremos formación. Si en la infancia y pubertad hemos promocionado esta comunicación, es probable que en la  adolescencia, cuando sus iguales son una gran motivación para su persona, sigan compartiendo con nosotros sus inquietudes en el terreno de la sexualidad.

Reyes, una mamá.

 

Los alumnos y alumnas dicen:

Los días 17, 19 y 20 de enero, la sexóloga (y cómica) Alma Gimeno vino a darnos unas charlas de sexualidad, las cuales coincidieron con el tema de Naturales que estábamos tratando :  La Reproducción .

El primer día hicimos un juego que consistía en dibujar que era para nosotros la sexualidad, ponerle título a los dibujos y, tras escribirlos en la pizarra, borrar los nombres relacionados con el tema de la sexualidad.

Otro día hablamos sobre “Que les pasa a l@s adolescentes en la cabeza” y sobre “porque a los adolescentes les preocupa tener el pene mas grande”

Me lo pasé muy bien y fue muy divertido.

Jorge.

 

Me han gustado mucho estas 5 clases que hemos tenido con Alma. En las que he aprendido varias cosas nuevas, ahora igual no me sirven de mucho pero dentro de unos años seguros que si, por lo que me han venido muy bien. Una de las actividades que hemos hecho la que más me gusto fue la de los dibujos que aparte de que nos echamos unas risas a la vez aprendemos, en general me gustaron todas. Así que he aprendido muchas cosas, también me ha ayudado a aprender que la sexóloga sea Alma ya que algunos ya la conocíamos del año pasado por lo que sabemos que es muy maja y explica genial las cosas, yo creo que todos le hemos cogido bastante confianza para preguntarle cualquier duda. Espero volverla a ver en el instituto y seguir aprendiendo.

DOY GRACIAS AL AMPA A ALMA Y AL COLEGIO POR ESTA EXPERIENCIA.

Andrea.

 

Las clases de Amaltea me parecen informativas sobre el tema de la sexualidad . Que puede que mientras sea pequeño no me vaya a servir la información de mucho pero cuando crezca la información me será útil .

Daniel.

 

Me ha gustado mucho porque nos ha explicado que sexo no es lo que se hace, es lo que se es y como eso muchas mas cosas. Junto con eso también nos ha  ampliado la mente sobre este tema y no se ha quedado solo en la parte del coito sino que nos a explicado y aclarado muchas mas cosas que no entendíamos o estábamos equivocados.

Ivan.

 

A mi las clases de Amaltea me han resultado muy interesantes. Me han enseñado cosas que no sabia y las cosas que ya sabia me han hecho verlas de otra manera y no como creía yo que eran. Me han gustado mucho las clases y me lo he pasado muy bien porque hemos hecho un montón de actividades divertidas. Me encantaría volverlo a repetir otra vez.

Virginia.

 

Me han gustado muchotas clases de educación sexual porque he aprendido cosas nuevas y porque he visto que se puede hablar de sexualidad sin vergüenza. Además, Alma es muy divertida y la actividad que hizo de dibujar lo que para nosotros representaba “sexualidad”. Fue muy interesante.

Maria.